Realidad virtual (VR)

La revolución de la realidad virtual

By noviembre 12, 2019 noviembre 16th, 2019 No Comments
La revolución de la realidad virtual

El descubrimiento de la superioridad de la transmisión de información mediante señales discretas en lugar de analógicas y la utilización del lenguaje binario aceleraron de forma vertiginosa el mundo de la programación y facilitaron el nacimiento de los ordenadores. El cambio de lo analógico a lo digital a finales del siglo pasado dio paso a la primera revolución industrial de la historia no relacionada con el uso de un nuevo tipo de energía, sino más bien con el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, fenómeno que acabó constituyendo un radical cambio de paradigma y que cristalizó en la aparición, proliferación e implantación a nivel mundial de Internet.

En el siglo XXI hemos sido testigos de cómo el progreso cuantitativo de la digitalización ha dado lugar a un nuevo salto cualitativo, que bien podría catalogarse de cuarta revolución industrial. Si en un primer momento se trató de transformar la realidad en información cuantificable y fácilmente comunicable, hoy se trata de partir de datos y procedimientos almacenados en forma de unos y ceros para crear un mundo virtual desde el cual tener un cierto control del mundo físico. De ese modo, la industria del inminente futuro aspira a conectar todos los medios de producción para permitir su interacción en tiempo real, haciendo posible la comunicación entre los diferentes actores y objetos gracias a tecnologías como la nube, el análisis de enormes cantidades de datos o el Internet de las cosas.

Además, por vez primera, todos estos profundos cambios se dan en un contexto de voluntad de sostenibilidad, es decir, que se persigue el impulso de los procesos de producción con recursos alternativos y tal vez muy pronto las fábricas estarán integradas en ciudades inteligentes y serán alimentadas por energía eólica, solar y geotérmica.

Las ideas en el contexto de la era digital son la materia prima mediante la cual los procesos creativos en infinidad de áreas pueden llegar a tomar forma, pero hay que tener en cuenta que solo pueden resultar innovadoras si es posible implementarlas como productos o servicios que puedan ser difundidos de forma exitosa, es decir, si se convierten en negocios rentables y sostenibles. Así, una de las ideas más audaces que ha producido la creatividad humana, la realidad virtual —una simulación digital espaciotemporal que permite a los usuarios sumergirse e integrarse en ella—, se ha convertido tal vez en la más sorprendente de estas aplicaciones.

Ejemplo de esta dicotomía idea-innovación, la creación arquitectónica y su plasmación en la realidad, han contribuido a una gran revolución en el sector de la construcción y el negocio inmobiliario, que se han beneficiado de los progresos en el software de la realidad virtual, que está permitiendo un continuo desarrollo, no solo industrial, sino también artístico y comunicacional.